Image

Cosas que saber antes de tomar un Hammam

Entrar a un Hamman baño turco puede ser una experiencia inolvidable, pero es importante saber que existen ciertas reglas y recomendaciones a seguir a la hora de acercarse a uno de estos increíbles productos en zonas públicas.

El Hammam es una modalidad de baños húmedos y su función es la de ofrecer una limpieza del cuerpo. Su nombre en la mayoría de los casos corresponde a las estructuras donde se suele realizar la actividad.

Hoy gracias a los avances de la tecnología, son muchas las empresas que suelen llevar esta variante del baño a la comodidad del hogar; entre ellos nos encontramos nosotros, Web del Hidromasaje, siempre con la idea de ofrecer productos de wellness a bajo coste (también lo hacemos por ejemplo con el jacuzzi exterior). Con ello se evitan situaciones incómodas que pueden experimentarse cuando no se está preparado para una experiencia tan tradicional como lo es el baño hamman en público.

Sin embargo, si lo que quiere es vivir una experiencia completamente inigualable, y desea disfrutar de la misma en territorio turco, hay que tomar en consideración una serie de factoras para asegurarse de que la experiencia sea completamente placentera. Hoy hablaremos de esa experiencia, la visita a un hammam público, donde usted podrá disfrutar de varios servicios.

Cómo disfrutar de un baño hamman y no morir en el intento

Existe un número de personas que suelen comentar que la experiencia no fue del todo agradable, sin embargo, para tener una opinión y decir si realmente o no merece la pena se tiene que vivir la experiencia por lo menos una vez en la vida.

En este sentido se ofrecen algunas recomendaciones para disfrutar de esta experiencia. La primera de ellas es que se debe seleccionar el tipo de Hammam y su servicio. En este sentido, destaca el autoservicio, es el más económico y debes llevar contigo tus elementos de higiene como jabón, champú y toalla. Por lo general no es lo más recomendable en la primera visita.

Por otro lado, está el estilo tradicional, un asistente lava y masajea tu cuerpo por un tiempo de 15 minutos aproximadamente. Si optas por este sistema no se debe llevar nada y para muchos es considerado como una verdadera experiencia en baños turcos.

No obstante, hoy en día el servicio se ha diversificado y puede contar con masajes con aromaterapia, masaje de cabeza indio o una máscara facial de arcilla.

Cómo se inicia un baño hamman

Lo primero que se debe tener en cuenta es que al llegar al centro donde se tomará el Hammam baño turco, un asistente suele guiar a la persona a un cubículo que funge como vestidor personal. Allí suelen entregar un par de sandalias y un pestemal que no es más que una tela/toalla con cuadros que se ubica alrededor de la cintura.

Contrario a lo que se suele observar en las películas en donde han hecho referencia a los baños hamman, no hay mezcla entre damas y caballeros, esto quiere decir que los lugares cuentan con secciones para cada sexo o bien puede aceptar la presencia de hombres y mujeres en diversos momentos del día.

En cuanto a la desnudez hay otro particular, por lo general los hombres suelen desprenderse de toda la ropa y no usan nada debajo de la bata de baño. Las mujeres suelen desprenderse del sujetador, pero siguen utilizando su ropa interior.

Sin embargo, la decisión es siempre personal. Los avances que ha mostrado la sociedad moderna en torno a la sexualidad, han llevado a multitud de mujeres muy conscientes de su cuerpo que toman la decisión de desprenderse de toda su ropa.

Tras dejar la ropa y ponerse la bata de baño y las sandalias para acceder al Hammam, un masajista suele acompañar al usuario a la habitación caliente, también conocida como el hararet, a través de un pasillo que atraviesa la sala de enfriamiento o soğukluk.

En la sala caliente comienza un proceso de sudoración. Este espacio, además de permitir eliminar toxinas del cuerpo, también tiene como finalidad la relajación y disfrute de todo lo que sigue en torno al baño.

Después de 15 minutos dentro del Hammam, el masajista accede a la habitación y empieza a rociar el cuerpo con agua tibia al tiempo que lo enjabona con una esponja. Ya cuando la persona se encuentra resbaladiza y mojada se realiza el masaje, un masaje muy lento y suave para que sea disfrutado por el usuario.

Después del lavado y el masaje, llega el momento de fregar. Para esa actividad el usuario pasa a otro lugar (específicamente a una de las cuencas). Allí se pasa por el cuerpo una especie de paño oriental por todo el cuerpo. Al concluir el paso anterior, se desarrolla otro lavado con jabón y luego una sesión de enjuague con agua fría.

Pero no todo acaba aquí. Después de que el masajista abandona la habitación caliente (Hammam) el usuario puede permanecer allí y relajarse un poco más. El servicio concluye con una ducha.

Al regresar al cubículo, el usuario puede vestirse e irse, sin embargo, muchos aprovechan un rato más del tiempo para relajarse un poco en la cama, solicitar una bebida refrescante o dormir una siesta. Ojo si aplica esto último, recuerde avisar en cuánto tiempo le deben despertar.

Datos importantes a tener en cuenta

Los Hammam suelen estar abiertos desde la 6:00 de la mañana y permanecen así hasta la medianoche. Ello permite a los usuarios planificar la visita en el momento que más le convenga a cada cual.

El masajista y el depurador serán igual a tu mismo sexo. Ello permitirá disminuir un poco la incomodidad y con ello se disfruta más la sesión.

El jabón utilizado es estándar. En este caso debe tener en cuenta que si es de piel sensible o es alérgico a algunos productos, se debe llevar un jabón de su elección.

Muy importante, las partes de la zona genital se lavan personalmente. Los masajistas no suelen tocar a los usuarios en esas zonas.

Debido a que es un baño húmedo y por lo general las personas terminan empapadas, las mujeres querrán deshacerse primero de su maquillaje. También es recomendable llevar productos de aseo necesarios.

En el caso de las damas, es posible que algunas lleven al lugar una prenda de ropa interior seca.

Se debe contar con algo de efectivo. La propina es muy importante y no hay forma en que pueda evitarlo. Esta se establece con un porcentaje entre 10 y 20% del valor de la cuenta.

 

Por: Web del Hidromasaje

¡Vive la experiencia de tomar un baño turco!

El Hamman o baño turco es una de las variantes húmedas de sauna más populares que existen en el mundo. En esta modalidad se suministra calor húmedo con vapor de agua a las personas que lo utilizan, haciendo que se sude menos que cuando se utilizan los sistemas de sauna tradicionales. No tiene nada que ver, por lo tanto, con productos igualmente reconfortantes como el jacuzzi.

A este tipo de baños se les conoce como Hamman porque antiguamente, y en especial en los países orientales, los Hammam eran edificios que servían como centro de reunión para las personas, cumpliendo no solo una misión de relajación sino también una función social.

Como ya hemos explicado anteriormente en nuestro Blog, los beneficios que puede ofrecer un baño turco son grandiosos, pues gracias a la sudoración las personas que utilizan este método eliminan las toxinas del cuerpo y mejoran de este modo ampliamente la circulación sanguínea.

Para darle un plus a tu baño turco, es aconsejable que lo tomes y añadas en tu rutina plantas como el eucalipto, el romero o el regaliz. Los aceites esenciales de estas hierbas y su aroma en sí cuentan con grandes propiedades que te pueden ayudar a combatir ciertos síntomas asociados a las vías respiratorias.

En este artículo te daremos algunos datos sobre el baño turco y cómo aprovechar mejor los beneficios que su uso y disfrute traen consigo. Como dato curioso, ten en cuenta que si bien en la sauna seca la humedad es del 0% y la temperatura oscila entre los 75ºC y los 90ºC, en el baño Turco se llega a una humedades del 100 % y temperaturas nunca superiores a los 48ªC.

Dónde instalar un baño turco

Sabemos que no hay nada mejor que tener en casa tu propio baño turco y disfrutarlo al máximo. Esto afortunadamente a día de hoy es posible y es mucho más sencillo de lo que puedes imaginar.

Para disfrutar de un baño turco en tu domicilio debes contar con un cuarto de baño amplio o con una zona destinada al relax, donde un aparato de esta embergadura no limite en exceso las dimensiones de la habitación.

Una vez tengas el lugar escogido, deberás llevar a cabo la pre-instalación de luz y agua en base a los planos que te proporcionaremos desde Web del Hidromasaje. No dudes en contactarnos para solicitar estos planos o aclarar cualquier duda que puedas tener al respecto.

Consejos para que tu baño turco sea el mejor

1.- Es aconsejable que las puertas del baño turco o Hammam cierren herméticamente para que el calor no salga ni se disperse. Estas deben ser de un material aislante, preferiblemente de vidrio. Es importante que las puertas se abran hacia afuera para aprovechar al máximo el espacio donde se va a instalar el baño turco.

2.- Para ahorrar dinero, puedes convertir tu baño o alguna habitación de la casa en baño turco. De este modo evitarás tener que construir una nueva zona sólo para el baño turco.

3.- La altura que vaya a tener el baño turco es de gran importancia, pues si esta es muy extensa pueden generar gastos de energía ya que el calor y el vapor tienden a subir. La altura ideal no debe ser más de los 2.30 metros y presentar una ligera inclinación de más o menos 10 o 15% para evitar que caigan gotas cuando el calor se condense.

4.- Para una mejor experiencia, los bancos que van a acompañar la cabina de tu baño turco deben ser de un material suave y resistente. Nuestros baños turcos son en material ABS o acrílico y de este modo la calidad y durabilidad están garantizadas.

5.- Para transformar tu baño en un Hammam o baño turco puedes buscar en nuestra web, aquí encontrarás un amplio stock de modelos que se adaptarán a las necesidades de tu proyecto.

6.- Es importante que tengas en cuenta la temperatura del baño turco; y es que no debería nunca de superar los 45 grados centígrados, pues la humedad podría ser muy elevada dentro de la cabina.

7.-  Recuerda que el baño turco debe tener un desagüe en su interior, generalmente en la zona media del hammam, para que el agua y sudor puedan salir sin problemas al exterior.

8.- No olvides que es necesario tener cerca una toma de corriente y una toma de agua.

Experiencia con el baño turco

Ya te hemos comentado ciertas curiosidades del baño turco y también algunos consejos acerca de cómo disfrutar de uno en tu hogar, así que ahora te diremos cómo es vivir la experiencia de tomar un baño turco.

El uso del baño turco es una experiencia que se debe cumplir por lo menos una vez en la vida. Es por ello que a continuación te dejaremos algunos comentarios sobre las vivencias de tomar un baño turco.

Como te hemos mencionado en entradas anteriores, el baño turco es muy popular en países como Turquía, y al ir de vacaciones por estos lugares hay algunas cosas que no se pueden pasar por alto: tomar un baño en un Hammam es uno de ellos. Muchas personas coinciden en que este tipo de prácticas son la evolución de baños que se remontan a la época de los romanos. Este tipo de baños están ciertamente extendidos desde Estambul hasta países de toda Europa, Asia y América.

Para las personas que toman por primera vez un baño turco esto significa una experiencia nueva, llena de momentos de relajación y sintonía consigo mismo. Si hablamos de la ciudad de Estambul, cada barrio tiene por lo menos uno o dos hammam donde los turistas pueden disfrutar de esta actividad. El coste de tal seervicio ronda los 60 euros, dependiendo de la fama que tenga el lugar y dónde esté ubicado.

Es importante recordar que en estos países la igualdad de género apenas existe, motivo por el cual los hombres y las mujeres no convergen en una misma ubicación (las entradas están diferenciadas).

En estos lugares puedes recibir diferentes servicios como la sauna, al mejor estilo finlandés, el baño turco, el masaje, exfoliación completa del cuerpo, etc. ¡Todo va a depender de tus preferencias!

En estos sitios la atención es realmente personalizada, pues las personas son atendidas por los trabajadores del lugar y estos realizan un baño con guantes y masajean a los clientes como parte del servicio; es algo que puede resultar muy extraño si no estás acostumbrado, pero si sientes alguna incomodidad puedes trasladarlo sin problemas.

Al finalizar esta experiencia te sentirás totalmente satisfecho, pues el personal es muy dedicado y prestan total atención a lo que requiere cada cliente, logrando que los usuarios vivan una magnífica experiencia y regresen a sus casas totalmente renovados.

Recuerda que en nuestra página web podrás encontrar multitud de soluciones si lo que deseas es un baño turco prefabricado. Te enviamos e instalamos el baño turco estés donde estés, garantizando siempre las máximas calidades y dos años de garantía.

 

Por: Web del Hidromasaje

El baño turco y sus beneficios

Baño turco: Modo de uso y beneficios

Se conoce como baño turco o hammam a la variante húmeda de los ya conocidos saunas, siendo su principal diferencia que en éstos primeros se suministra el calor húmedo a través del vapor del agua.

En la antigüedad, principalmente en los países orientales, los hammam eran edificios que cumplían incluso con una función social ya que eran utilizados como centros sociales o de reunión entre conocidos.

Una de las mayores diferencias entre un hammam y una sauna, es que en los baños turcos es mucho menor la sudoración. Sin embargo, los baños de calor húmedos ofrecen grandes beneficios que explicaremos a lo largo de éste artículo.

Cómo usar un baño turco

Para nadie es un secreto que cada vez son más las razones por las que resulta necesaria una desconexión del mundo exterior, a fin de lograr una mejor conexión interna y alcanzar un estado ideal de bienestar físico y mental. Desde Web del Hidromasaje trabajamos día a día en este sector, ofreciendo productos que ayudan a aliviar dolencias y eliminar estrés de nuestras vidas, como el baño turco o el jacuzzi exterior.

El baño turco hace acto de presencia generalmente en el cuarto de baño, perfectos para proporcionar ese estado de relajación y tranquilidad en medio de tanto estrés. Si bien es cierto que el momento adecuado para usar un hammam depende de cada quién, existen algunas sugerencias que te permitirán disfrutar a pleno esta experiencia.

Para que tú también puedas disfrutar de los grandes beneficios que aporta el hammam a tu salud, te nombraremos algunas de las cosas básicas que debes saber para hacer un uso correcto del mismo:

  • Ten en cuenta que la temperatura dentro de un baño de calor húmedo no es uniforme, sino que tiende a oscilar entre los 25 y los 50 grados dependiendo de la altura. Generalmente, a ras del suelo se ubica entre los 20-25 grados, a metro y medio alcanza los 40 grados, y en la cabeza llega a los 50 grados.
  • La humedad relativa es de un 99% ya que el ambiente se encuentra colmado de vapor de agua y esto genera una gran sensación de sudoración, a diferencia de lo que ocurre en una sauna seca.
  • En la antigüedad, al hablar de baño turco nos referíamos a un edificio que incluía numerosas salas de calor con distintas temperaturas, pero en la actualidad el calor es generado por agua caliente que transita mediante tuberías colocadas en las paredes de la habitación.
  • Los hammam son alternados con baños de agua fría e incluso, en los centros más especializados, se practica sesiones de masaje para así lograr un mayor estado de relajación.
  • Si tienes pensado acudir a un baño turco público, lo más correcto es consultar primero las normas de uso, al igual que sus restricciones al objeto de conocer qué vestimenta es recomendable llevar, si es necesario acudir con una toalla propia, etc.
  • La hidratación es sumamente importante tanto antes como después de usar un baño turco ya que resulta imprescindible la reposición de líquidos que se irán perdiendo en el proceso.
  • En caso de padecer de patologías cardiovasculares, hipertensión o trastornos circulatorios, lo mejor es consultar con un especialista antes de hacer uso de un

Las tres fases del baño turco

Tomar un baño turco no es cosa complicada, y si alguna vez has hecho uso de una sauna, podrás estar de acuerdo en que el procedimiento es básicamente el mismo y se puede dividir en tres fases:

  1. Primera fase – Calentamiento: Tiene una duración aproximada de entre 15 y 20 minutos. Lo ideal es mantenerse sentado o semiestirado, cubierto únicamente con tejidos que permitan la transpiración, o completamente desnudos si se desea. Además del vapor, también se pueden incluir aceites esenciales que permitan la relajación. Esta primera fase culmina con una ducha fresca y unos minutos en la tumbona.
  2. Segunda fase – Enfriamiento: Se trata de un baño o ducha fría que permita la tonificación del cuerpo.
  3. Tercera fase: En esta última fase se recomienda otro ciclo de hammam – ducha fría.

Beneficioso para la salud

baño turcoAunque en la actualidad se encuentren muy de moda los baños turcos o hammam, cabe destacar que su instalación y uso va mucho más allá de un simple capricho o ganas de liberar el estrés del día a día.

Y aunque esto último se logre a la perfección, lo cierto es que estas saunas húmedas son ideales para optimizar nuestro bienestar físico y mental. Un hammam proporciona grandes beneficios que van desde la depuración de toxinas y una mejora en el aspecto de la piel.

Otros de los provechos que podemos disfrutar mediante el uso adecuado de un baño turco son:

  • Aceleración de las funciones metabólicas: Este es quizás uno de los mayores beneficios de los Y es que el calor y vapor que se generan dentro del baño turco estimula la circulación en la sangre, al igual que los sistemas respiratorio, hormonal y nervioso.
  • Mejora las afecciones respiratorias: Admite un incremento en la capacidad de intercambiar oxígeno de los pulmones y humedece las vías respiratorias, fungiendo como un expectorante en el tratamiento de bronquitis y resfriados, y agente calmante de la tos.
  • Beneficioso para el sistema nervioso: Brinda una sensación de bienestar general a lo largo del cuerpo, tras la liberación de tensiones y reducción de estrés y ansiedad. Es ideal para fomentar un mayor y mejor descanso nocturno.
  • Adiós a los dolores menstruales: El calor producido en un hammam contribuye en el alivio de calambres y dolores generados por el síndrome premenstrual o menstruaciones dolorosas. También optimiza la higiene en la zona íntima femenina ya que el vapor facilita la expulsión de los flujos vaginales.
  • Perfecto para la piel: Como es de esperar, el vapor permite la oxigenación en los tejidos de la dermis, por lo que se genera una limpieza y regeneración profunda. Al dilatarse los poros, las toxinas e impurezas de la piel son eliminadas de manera rápida y segura. Es por esta razón que el baño turco es altamente recomendado para aquellas personas que padecen de acné, y también a quienes deseen lucir una piel mucho más tersa y radiante.

 

Por: Web del Hidromasaje

El baño turco Hammam

Desde los romanos, se conocen los beneficios y bondades para la salud del baño turco hammam, artículo que otorga beneficios similares a los de la sauna finlandesa, pero con matices claramente distintos (descubre aquí el jacuzzi exterior, que también ofrece beneficios infinitos al cuerpo y mente).

Ahora, en estos tiempos modernos, es posible disfrutar de los beneficios de esta serie de productos en la comodidad del hogar, gracias a las cabinas prefabricadas diseñadas para este fin que fácilmente se pueden instalar en un domicilio particular.

QUÉ ES EL BAÑO TURCO

El baño turco, o sauna húmeda, consiste en un cuarto cerrado dentro del cual, por efecto del calentamiento del agua, se genera vapor (una especie de neblina envolvente) que nos es más que un flujo constante de vapor de agua húmedo, con una temperatura de entre 25 a 50 grados Celsius y con una humedad relativa del 99%.

Este vapor envolvente llega a todos los lugares del cuerpo, aportando beneficios en salud y limpieza que no se obtienen con los baños convencionales.

La historia del baño turco se remonta a la época de los romanos, donde recibió el nombre de termas. A continuación su uso se extendió por todo el mundo hasta llegar a Europa a mediados del siglo XIX.

El moderno baño turco se concibe actualmente como un componente fundamental de los modernos spa, donde también se incluyen sesiones de masaje y tratamientos de exfoliación.

BENEFICIOS DEL BAÑO TURCO

Son incontables los beneficios que el baño turco aporta. Algunos de los más destacables son los siguientes:

  • La exposición al calor estimula el sistema nervioso, ya que se incrementan: la respiración, la actividad cardiovascular, el metabolismo y el sistema hormonal.
  • Gracias a la acción del calor, se dilatan los poros y esto contribuye a la eliminación de toxinas e impurezas.
  • Producto de la dilatación de los poros, la piel queda más suave y tersa.
  • La humedad penetra a través de las vías respiratorias produciendo un efecto expectorante y mejorando las molestias del refriado, sinusitis, tos y/o cualquier problema respiratorio.
  • En las mujeres, mejora la limpieza de sus partes íntimas y a la par mitiga los síntomas de la menstruación.
  • Ayuda a disminuir el acné y también es muy efectivo para la piel antes del afectado.
  • Si se alterna con baños de agua fría, ayuda a tonificar la piel y logra un efecto relajante.
  • Brinda un efecto relajante en la musculatura, lo cual permite combatir eficazmente todo tipo de traumatismos y problemas en la región ósea.
  • Se ha comprobado que la exposición al vapor contribuye a la renovación de la epidermis de la piel.
  • Ayuda a aliviar el estrés y alcanzar mayor sosiego mental.
  • Para los fumadores ayuda a liberar la nicotina a través de los poros.

PRECAUCIONES Y CONTRAINDICACIONES DEL BAÑO TURCO

El baño turco, como cualquier otro tratamiento, debe tomarse con cuidado y mesura y siempre con el visto bueno de un médico o profesional que así lo supervise. Es recomendable seguir estas indicaciones:

  • Si es la primera vez que toma un baño turco, no vaya solo; hágalo en compañía de alguien que haya tenido una experiencia previa.
  • Si combina el baño turco con alguna otra actividad física, se recomienda descansar entre 10 y 30 minutos para que la temperatura corporal se estabilice, evitando así una exposición súbita a un calor extremo.
  • Es importante ingerir mucho líquido (tanto antes como después de su uso), ya que su cuerpo se va a exponer a una deshidratación moderada.
  • No acceda al interior del hammam con el estómago lleno, ni tampoco si se encuentra especialmente cansado.
  • No realice ninguna actividad física dentro de la cabina.
  • Si es su primera sesión, es recomendable no extenderla más allá de los 10 minutos para evitar una pérdida de compensación.
  • Es recomendable cubrir el cabello con una toalla húmeda, para evitar un resecado excesivo del cuero cabelludo.
  • Es natural que después de un tiempo de exposición al vapor, sienta el deseo de refrescarse; si esto ocurre, salga de la sala y descanse unos minutos.
  • Las personas expertas pueden permanecer hasta 15 minutos en el interior de la sala, pero se recomienda descansar después de cada sesión.
  • Después de finalizar cada sesión, permanezca unos instantes al aire libre para que las vías respiratorias se aireen.
  • Si dispone del tiempo suficiente, sumérjase en agua fría para que los vasos sanguíneos se re-contraigan y se estabilice la presión arterial.
  • Es recomendable alternar las sesiones de sauna con duchas de agua fría, ya que tal combinación ayuda a la vasoconstricción y permite la eliminación de forma más rápida de las toxinas acumuladas en los músculos.
  • Al ducharse con agua fría, se recomienda dirigir el flujo de liquido al corazón, extremidades y al resto del torso, para que con el masaje estas zonas recuperen su actividad.
  • Se recomienda después de una sesión ingerir una bebida isotónica que repare al máximo el organismo.

CABINAS DE BAÑO TURCO

El baño turco puede llevarse a la comodidad del hogar y conseguir los mismos efectos para la salud que brindan las salas profesionales.

Los tipos y tamaños de estas cabinas dependen de sus necesidades y de la disponibilidad de espacio. Respecto a la capacidad de la cabina, las hay para: 2-3 personas,3-4 personas,4-5 personas,7-8 personas y 8-9 personas.

En relación a la altura, en Web del Hidromasaje ofrecemos varias alternativas: igual o menor a 1.500 mm, o mayor a 1.500 mm.

Nuestros baños turcos tienen un generador de vapor que varía entre los 5Kw (monofásico) y los 9 ó 12Kw (en estos casos ya funcionarían en electricidad trifásica). La potencia del generador varía, como no podía ser de otra manera, en función del espacio de cada modelo.

Las cabinas de baño turco vienen con un generador de vapor en la base, donde se produce la nube de vapor. Esta asciende y se expande por todo el cuerpo interior del equipo y la temperatura se regula mediante un termostato (la gran mayoría de estos generadores pueden llegar a una temperatura a 50-75ºC). Estas cabinas se diferencian de los saunas tradicionales en que éstas últimas obtienen el vapor calentando piedras volcánicas.

Para mantener el vapor en la cabina del baño turco, este magnífico producto dispone de un cerramiento hermético que además sirve como protección para evitar que la humedad inunde el resto del cuarto de baño de por efecto del vapor.

La adquisición de una cabina de baño turco, aumenta el valor patrimonial de una propiedad. No dude en contactarnos si necesita cualquier tipo de información adicional a la anteriormente expuesta.

 

Por: Web del Hidromasaje

La limpieza y el mantenimiento de un baño turco

INSTALA UN HAMMAM Y MANTENLO EN OPTIMAS CONDICIONES

Un baño turco puede ser considerado un estilo de vida. El vapor de esta estructura hace que se descongestione la respiración y se eliminen todas las toxinas del cuerpo, convirtiéndolo en un método terapéutico realmente relajante y saludable, Recibir sus beneficios es magnífico y saber cómo mantenerlos en buen estado a través del tiempo es de vital importancia. A continuación sabrás la forma de hacerlo.

Al saber esto, tener un hammam en casa es una de las mejores acciones que se pueden realizar. Estos equipos se instalan con gran facilidad, al ser un ambiente húmedo y poco agobiante, puede ser el lugar ideal para descansar al finalizar la jornada laboral.

Por otra parte, puede ser un punto social que se convertirá en la envidia de todos tus amigos. Un baño turco permite que se incorpore un equipo de sonido, donde la música y la compañía son una increíble combinación. La iluminación, la distribución y los acabados son factores que se deben tener igualmente en cuenta para crear dicho espacio en el hogar.

El hammam es práctico desde hace muchos años. Al ser un sitio húmedo en donde el termómetro varía con la altura, finalizando en la clásica niebla, que se destaca en estos baños calientes. El agua a grandes temperaturas que circunda por las cañerías genera el humo, que es producto de la relajación.

A diferencia de una sauna, los baños turcos tienen una temperatura menor, y el grado de humedad es muy superior, haciendo que la cantidad de sudor sea reducida, sin disminuir la sensación de relajación en un baño turco. A continuación sabrás los aspectos que debes tener en cuenta para instalarlo en casa y disfrutarlo a plenitud.

ASPECTOS BÁSICOS PARA INCORPORAR UN HAMMAM AL HOGAR

Al instalar un baño turco, primero de todo se deben tener en cuenta los materiales. Por lo general, la cabina pude ser construida, o comprarse acrílica, sin importar la seguridad. Es necesario que se coloque un techo inclinado, evitando que el agua que se condense caiga encima de los que se encuentren en el hammam (no te preocupes, nuestros baños turcos cuentan con una estructura diseñada para evitar este inconveniente).

Antes de ubicar completamente el hammam, es necesario que se preinstalen algunos elementos. En esta fase se establecerá la habitación de baño en un espacio acorde, luces de bajo voltaje y un desagüe para la recogida de aguas.

La puerta del baño turco, precisa contar con un cristal de seguridad y debe abrirse hacia fuera en todo momento. Existen increíbles accesorios que pueden adecuarse según los deseos del individuo que lo instale, haciendo que estas estructuras sean personalizables y listas para el disfrute de quien las utilice.

Dicha puerta necesita de un cierre hermético, logrando que el calor se mantenga dentro del baño turco de manera hermética y no se disperse. Requiere por tanto de un buen aislamiento y que las puertas sean de vidrio, ya que además de tener un increíble atractivo estético, permiten que la estancia sea mucho más cómoda.

No es necesario realizar un increíble cambio en el hogar si se desea crear un hammam. Después de aplicar los cambios adecuados, un baño común se puede convertir fácilmente en una estructura para recrear sesiones de vapor, siendo un espacio de gran relajación.

El hammam generalmente tendrá como complemento una ducha, capaz de refrescar a las personas que se encuentren dentro del baño turco, y al salir de esta después de unos minutos de relajación. Un dosificador es otro accesorio de gran atractivo, ya que genera olores agradables mientras se absorbe el vapor.

ASPECTOS DE INSTALACION Y MANTENIMIENTO DEL HAMMAM

Es de vital importancia tener en cuenta que el baño turco debe ser de pequeñas proporciones en altura. El vapor generado tiende a subir, por lo que una altitud máxima de 2 metros y medio es ideal. Como ya hemos mencionado, el hammam debe mantener una pendiente evitando el efecto de lluvia después de que el calor se condense con tan altas temperaturas.

La humedad del hammam es muy alta, por lo que la temperatura máxima debe ser de unos 45-65 grados centígrados. Las terapias de esta forma son un completo disfrute, una gozada.

Los bancos dentro del baño turco deben estar elaborados por materiales de piedra, principalmente el mármol, o también en acrílico. La humedad y el calor hacen un gran deterioro de otros elementos.

Los fabricantes de hammam tienen un gran repertorio de productos que recomiendan para su limpieza. Unos son diseñados pensando en diferentes tipos de ambientes, entre ellos se encuentran detergentes suaves utilizados en baños de vapor que permiten una óptima desinfección, sin mantener un fuerte olor químico en el baño turco. De todos modos, si no cuenta con productos específicos para el cuidado del baño turco, usar un trapo húmedo por el interior del habitáculo cada 2 meses es una manera muy sencilla y práctica de mantener en buen estado tu hammam.

El generador de vapor debe tenerse muy en cuenta también, realizando evaluaciones periódicas en el mantenimiento del baño turco. Estos generadores deben encontrarse en lugares ventilados y secos, que eviten el deterioro, y mantengan su óptimo funcionamiento durante mucho tiempo.

De igual manera se puede incorporar un ablandador de agua, el cual reduce considerablemente el número de sales minerales en las tuberías del baño turco. Esto es de vital importancia, ya que se pueden incrustar en los depósitos, lo que hace que a largo plazo se generen algunas complicaciones.

Una gran alternativa que se debe tener en cuenta dentro del hammam, es disponer de un sistema de desinfección. Este puede contar con una gatilla, el cual tendrá una limpieza automática luego de que una sesión de vapor haya concluido satisfactoriamente.

Esta boquilla ubicada en el techo, permite que se distribuya un desinfectado efectivo después del uso del equipo baño turco. La limpieza del hammam es de vital importancia, ya que el desarrollo de bacterias puede ser muy alto al tener contacto con la piel, sudoración y grandes cantidades de calor.

Ahora que se sabe esto, es muy fácil mantener un baño turco con estas recomendaciones. Relajarse en casa es posible, y se logra a través de estas increíbles estructuras.

 

Por: Web del Hidromasaje

Cabinas de hidromasaje: Los tipos de masaje principales

No hay nada mejor que llegar a casa después de un ajetreado y largo día de trabajo, clases o diligencias, y disfrutar de un buen masaje que relaje tus músculos y te permita drenar toda la tensión y estrés de una jornada muy movida.

cabina de hidromasajeHoy en día, con la existencia de las fabulosas cabinas de hidromasaje, los masajes son una experiencia totalmente nueva, maravillosa y de gran alivio. Ya no será tan necesario tener que visitar a un fisioterapeuta –o llegar al extremo de tener que asistir a su consulta– pues con una de estas increíbles cabinas podrás obtener los mejores masajes, y lo más genial de todos es que podrás hacerlo mientras tomas un suave y caliente baño –más estupendo aún–.

Una de las más grandes ventajas que abarca el tener en el hogar una cabina de hidromasajes es que puedes cubrir distintas partes del cuerpo en las cuales requieres de un masaje por dolor, incomodidad o molestia alguna. Es por esto que en Web del Hidromasaje te explicaremos todos los tipos de masajes que conseguirás con uno de estos maravillosos artículos.

Principalmente existen dos tipos de cabinas de hidromasajes, las que son el hidromasaje simple y las que incluyen además función sauna (o baño turco hammam), pero de cada uno de ellos tendrás diferentes métodos o zonas a estimular.

Cabinas de hidromasaje simples

Entendiendo lo que significa el hidromasaje sabrás con seguridad todo lo que abarcan las cabinas en sí. Como su propio nombre indica, el hidromasaje significa “masaje de agua” y se logra debido a la presión que proyecta el agua emitida por las boquillas –también conocidas como jets– que se encuentran ubicadas en la pared de la cabina.

Los masajes que se pueden obtener al tomar un baño en la cabina de hidromasaje dependerán de la ubicación que tengan los chorros o jets y de la manera en que se produzcan. Los hidromasajes que se dan dentro de una de estas cabinas pueden ser:

  • El hidromasaje pulsante: está forma de hidromasaje actúa de manera que el agua estimule la parte del cuerpo en la cual se ejerce la presión. Su función es esparcir el líquido de manera intermitente y en chorros vigorosos.

Además, con este tipo de hidromasaje, también puedes obtener un mejoramiento en la circulación sanguínea, ya que con los movimientos del agua que van en ascenso y alternamente desde la parte inferior hasta la superior, permiten que la sangre pueda fluir mucho mejor.

  • El hidromasaje constante: como ya lo deja entrever su nombre, se llama constante porque consiste en emitir el chorro de agua permanentemente sobre una misma zona corporal específica. Sirve especialmente para relajar aquellas partes en concreto en las que exista mucha tensión, dolor o molestia.

Zonas a las que puede llegar el hidromasaje

Sabiendo ya que el sistema que tiene una cabina de hidromasaje permite cubrir diferentes partes del cuerpo que puedan estar afectadas por tensión o estrés, la pregunta es ¿cuáles son esas zonas estimuladas y que obtienen uno de estos increíbles hidromasajes?, su respuesta:

  • La zona cervical: este masaje abarca toda la espalda superior, cubriendo el cuello y los músculos de los hombros.

Estos masajes son los predilectos por la mayoría de personas, ya que según expertos esta zona suele quedar afectada al pasar mucho tiempo en posición sentada, leyendo o escribiendo, por mala posición de la cabeza, estar demasiado tiempo parado, usar tacones altos, colchones o almohadas irregulares, etc.

Obtener un hidromasaje en esta parte del cuerpo es una de las formas más eficaces para reducir el estrés, sentirse aliviado y poder conciliar de manera adecuada el sueño.

  • La zona dorsal: esta parte del cuerpo comprende la espalda, lo que consiste en masajes en la columna vertebral y debajo del omoplato.

Los dolores que alteran esta zona del cuerpo pueden ser causados por mantener una vida sedentaria, falta de ejercicio físico, pasar mucho tiempo estresado o por mala postura frecuente.

El hidromasaje en esta zona relaja y amasa los músculos dando confort y alivio para una mañana o noche más tranquila y sin preocuparte por los molestos dolores espaldares.

  • La zona lumbar: esta parte implica la zona baja de la espalda, y el dolor se esparce por el nervio ciático. Generalmente, estos malestares lumbares muchas veces se producen por sentarse de forma inadecuada, en una mala posición o por realizar esfuerzos físicos severos, que pueden llevarnos a sufrir una contractura o lesión en el músculo.

El hidromasaje será una manera completamente eficaz de disminuir estos dolores y encontrar solución a los insoportables lumbares. Pasar un rato bajo el agua en tu cabina de hidromasaje con el chorro dirigido hacia la zona baja de tu espalda te permitirá sentirte mucho mejor y más aliviado, así ya no tendrás tantos problemas al sentarte, caminar o dormir.

  • La zona plantar: aunque esta parte no es tan reconocida como las anteriores, con tu cabina de hidromasaje también la podrás tratar. Se trata de la zona de la planta del pie.

Un buen hidromasaje en los pies es increíblemente reconfortante. Aunque no lo creas, al masajear los pies puedes controlar la ansiedad, relajar el cuerpo en general, mejorar tu presión arterial y por supuesto aliviar la tensión o cualquier dolor que tengas en el pie por pasar mucho tiempo parado o realizar ejercicios en exceso.

Cabinas de hidromasaje con función sauna (o baño turco)

baño turcoSe trata de la generación de vapor de agua dentro de la cabina de hidromasaje. La manera en que esto ocurre es debido a que la temperatura de la cabina se sitúa entre los 50ºC y 70°C y con una humedad alta. Esto permite que la persona que toma un baño en la cabina sienta que se encuentra en una auténtica sauna.

Al estar entre el vapor del agua son muchos los beneficios que puedes obtener, por ejemplo la piel puede desintoxicarse, purificas el organismo, mejora el ritmo cardiaco y el flujo circulatorio, destapa los bronquios y regula la presión sanguínea. Todo esto con tan solo tomar un baño, durante el tiempo que desees, en una cabina de hidromasaje.

Así, conociendo cuáles son los tipos de hidromasajes que existen y las zonas que puedes tratar, será mucho más simple tomar la decisión de adquirir tu propia cabina de hidromasaje, para que la instales en tu baño y tengas tu propia fuente de relax en casa.

Asistir al fisioterapeuta o pasar tus días sufriendo de dolores molestos ya no tendrá que ser más un tema del que preocuparte, pues teniendo una de estas cabinas en el hogar, tus baños serán únicos e inigualables, llenos de confort y alivio.

 

Por: Web del Hidromasaje

La mujer, el cabello y el uso del baño turco

Previo a entrar en detalles, es importante conocer que existe una notable diferencia entre lo que es un sauna seca y un baño turco, tal afirmación es oportuna, puesto que ambos métodos están siendo utilizados en el mundo y no conviene confundirlos.

Cuando se habla de “sauna” se refiere específicamente a un baño de calor seco, el cual tiene orígenes nórdicos (haciendo clic sobre saunas secas puedes encontrar nuestros modelos). Por su parte, cuando hablamos de “baño turco o Hammam” nos referimos a una especie de tratamiento en base a vapor de agua que tiene sus orígenes en el mediterráneo.

Por otro lado, la concepción que se tiene del baño en las distintas culturas también es significativo. Por ejemplo, en lo que respecta al imperio romano, la concepción del baño era la de un gran lugar donde todos los ciudadanos podían ir a limpiar su cuerpo y enterarse además de las últimas noticias. Por su parte, para los otomanos, el baño era un paso de purificación previo a la oración, de acuerdo a la estructura del Islam.

Participación de la mujer

baño turcoComo se destaca en el título, es importante saber desde cuándo la mujer puede tomar baños de vapor. El hecho radica en que hoy en día son millones las damas en el mundo que prefieren optar por este tipo de técnica para embellecer su cuerpo. En la antigüedad, los “hammam” estaban reservados exclusivamente para los hombres.

Se suele asociar el hammam con la presencia de hombres de negocios tomando un descanso luego después de una jornada laboral o del gimnasio. Sin embargo, son las damas quienes más aprovechan las ventajas de los baños turcos a día de hoy.

Como se explicó en un primer momento, las saunas hammam eran exclusivos para los hombres por un tema religioso, de hecho en la mayoría de las ciudades estos se ubicaban al lado de las principales mezquitas. Es importante destacar que el cuerpo debía estar plenamente purificado a la hora de recibir la religión.

Sin embargo, con el tiempo, las mujeres que habían sufrido alguna enfermedad o aquellas que habían dado a luz, se les fue permitiendo poco a poco visitar el Hammam en horarios distintos a las de los hombres. Existen datos no oficiales que indican que muchas se introducían a “escondidas” en los baños turcos para disfrutar de sus beneficios.

Se presume que Mohammed, influenciado por algún sabio de la época, permitió que todas las mujeres visitaran los baños turcos. La razón principal por la que se dio tal apertura es interesante: se rumoreaba que los Hammam mejoraban la fertilidad. Muchas mujeres usaron dicho permiso para salir de casa y la medida fue tomada con tal firmeza que llegó a ser “razón legítima” para solicitar el divorcio al marido en caso de que éste no concediera permiso para visitar un hammam con tal pretexto.

Cabello rejuvenecido

sauna hammamPoco a poco los baños turcos fueron visitados por todo el mundo, hombres y mujeres de diversas edades; sin embargo en la sociedad actual y sobre todo en la cultura occidental su uso ha sido exclusivo, siendo un elemento característico de condición social.

Hoy en día son las damas las que más utilizan los beneficios de los baños turcos. Se estima que por lo menos una vez al mes, las mujeres emplean 15 minutos de su tiempo para someterse a los vapores. Así eliminan toxinas, mejoran la circulación y generan ventajas para la piel.

De lo que poco se ha hablado (y es lo que más se teme en esos casos) es de los beneficios que trae el baño turco al cabello. Contrariamente se piensa que estos podrían afectarle negativamente y la realidad es muy distinta: estimula al máximo su belleza.

Lo primero que se debe tener en cuenta es que para tomar un baño turco es necesario aplicarse una serie de cremas hidratantes en el cabello, puesto que todo el poder de sus nutrientes penetran por las distintas capas del filamento capilar a través del vapor, mejorando considerablemente su estructura.

Las damas que cuentan con un cabello seco son las que más se benefician de las saunas hammam. Tomar un baño vaporizante de 15 a 20 minutos puede aportar al cabello la humedad necesaria para disfrutar de una mayor movilidad. Se aconseja usar algún tipo de acondicionador especial y abundante agua para limpiar el cabello después del vapor.

Otro punto a tener en cuenta es que el vapor que produce el calor genera un efecto descontaminante en el cabello. Las partículas de sucio presentes en la atmósfera son atrapadas por el cuero cabelludo y a la larga se generan serios problemas. Con el vapor se limpia de mejor manera el pelo otorgándole mayor vistosidad y más salud.

Otras ventajas del hammam

Además de lo expuesto anteriormente, los beneficios del vapor producto del baño turco no acaban aquí, más aún si se tiene en cuenta que los folículos presentes en el cuero cabelludo se expanden, permitiendo así una limpieza más profunda que remueve los restos de grasa, suciedad y residuos de productos de aseo personal empleados diariamente.

El vapor permite que se abran los poros. Ello permitirá que cualquier tratamiento con aceites, cremas o tónicos penetren con mayor profundidad. A la larga, podrá observar con claridad los beneficios del tratamiento. Por otro lado, los poros abiertos permiten un sano desarrollo capilar, así es que en un breve periodo de tiempo se verán los resultados con una cabellera más prominente.

A la hora de peinarse, el vapor también será de utilidad ya que fija el cabello y le permite mayor movilidad. Por otro lado, le otorga un brillo especial que difícilmente se logre con una ducha fría o tibia.

En la actualidad para acceder a un baño turco no hace falta visitar Estambul; en muchas ciudades cada gimnasio o Spa cuenta con un área destinada para el baño de vapor. Aunado a ello, existen dentro de dichos lugares especialistas que regulan el tiempo para ofrecer así un beneficio total en el cuerpo sin que ello afecte a nuestro organismo.

Hoy en día es posible llevar todos los beneficios de los baños turcos al hogar gracias a las diversas empresas que han trabajado para disminuir sus dimensiones sin que se pierdan los beneficios.  Ello ha derivado en una nueva especie de sitio de reunión, ya que muchos suelen invitar a sus amigos a que conozcan y sientan los placeres que produce el vapor en el cuerpo.

En resumen, los baños turcos fueron creados en primera instancia para limpiar el cuerpo y establecer nuevas relaciones sociales entre los hombres. Sin embargo, tras el paso de los años y con la llegada de los mismos a occidente, se han convertido en un centro importante para la salud del cuerpo humano, beneficiando cada parte con su uso continuo.

 

Por: Web del Hidromasaje

El Origen del Hammam

Se rumorea que durante su creación en Turquía, después de las contiendas de guerra, cada luchador disfrutaba de una sesión de Hammam a fin de liberar la tensión durante el combate, recobrando energía suficiente como para mostrarse radiante y lleno de vitalidad ante nuevas batallas.

Mientras tanto, las mujeres que conformaban el harén de los reyes, desfilaban a través de los baños en un ritual festivo especial, mostrando toallas de bordes dorados con incrustaciones de nácar, y es que el evento servía para encontrar candidatos a novios.

La forma en que se construían los baños turcos dependía del género para el que fuese utilizado, dándole a las féminas la mayor entrada de luz posible a través de vidrieras que orientaban los rayos solares al centro de la habitación, con múltiples fuentes para decorar y variedad de pequeños cubículos para cambiarse las prendas.

El baño turco para hombres era adornado con símbolos de la guerra, estatuas de marfil y figuras de fieras para incentivar el instinto de batalla; al igual que los baños romanos, tenían una parte fría donde prepararse para entrar al área de baño.

Después de cambiarse la ropa y ducharse pasaban al salón más grande, donde estaban grandes calentadores que expedían vapor y mantenían una temperatura superior a los 50 grados, mayormente las paredes y el piso eran de mármol, con una gran piedra en medio, situada justo sobre los hornos principales.

Cuando el bañista se tumba sobre esta gran plataforma de mármol, recibe un masaje rústico con un guante de textura dura, dando palmadas sobre las partes más propensas a acumular tensión tales como la espalda y el cuello.

Después de terminar esta sesión, el bañista pasaba a camerinos individuales, donde puede permanecer en estado de meditación. A menudo eran acompañados por sus consejeros y reinas, para discutir sobre la situación del imperio o despedirse antes de nuevas contiendas.

A pesar de que las épocas actuales son bastante distintas, el hammam no ha perdido la esencia, y aunque muchos de sus baños se han perdido en el tiempo, aún se pueden encontrar en lugares como Estambul y otras ciudades que sirvieron de central para las tropas.

En qué Consiste el Hammam

El bañista deberá mantenerse encerrado en un cuarto, sentado sobre una piedra o mármol. La temperatura ambiente estará caliente, produciendo una niebla impalpable, donde la persona inhala el cálido vapor, produciendo descongestión nasal, liberando toxinas a través de la sudoración y relajando la respiración.

En los últimos años, el hammam es empleado por todas las culturas occidentales como una actividad para reflexionar y relajar el cuerpo a través de la meditación profunda.

Beneficios Incontables del Hammam

El hammam ofrece gran variedad de beneficios, ya que mientras el bañista se relaja, está desintoxicando su piel, dilata los bronquios, regula la presión sanguínea y mejora el ritmo cardíaco, dando protección contra ataques del corazón (entre otras enfermedades). Por si fuera poco, según recientes estudios, brinda una alternativa como tratamiento contra el acné, al permitir que los poros se liberen.

Sin embargo no todo en exceso es bueno: los especialistas recomiendan no superar las 3 sesiones por semana, ni prolongar la duración de estas más allá de los 20 minutos. Además se recomienda que los ancianos, embarazadas, y personas con dificultades en la salud tales como hipertensión y cardiopatías, no se sometan a dicho baño, ya que las altas temperaturas producen que el ritmo cardíaco se duplique de 70 a 140 pulsaciones por minuto.

sauna-tradicionalSe hace muy habitual confundir entre la sauna tradicional y el baño turco, donde la humedad del segundo llega al 100%, y no se superan los 50 grados centígrados, mientras que en la sauna se transpira más, ya que el calor expedido resulta ser seco, con humedad inferior al 20%, y de temperaturas variables entre 80 y 100 grados centígrados.

Mientras las sesiones de hammam no deben exceder los 20 minutos las sesiones de sauna alcanzan la media hora de duración, con una pérdida de calorías que oscila entre las 300 y 500; por lo general, durante la primera vez pocas personas logran completar la sesión, debido fundamentalmente a la sensación de agobio que produce el calor extremo.

En el baño turco, el papel principal lo tiene el vapor y la humedad, ayudando a que la piel a quedar mucho más limpia y libre de impurezas, mientras que durante la sauna el objetivo es la quema de calorías a través del calor seco.

Ambas prácticas deben llevarse a cabo después de consultar con el médico sobre las condiciones generales de nuestra salud; lo cierto es que ante la vida sedentaria, malos hábitos de alimentación, vicios nocivos y rutinas llenas de estrés, estas actividades resultan muy beneficiosas para mejorar la calidad de vida.

Uso extendido alrededor del mundo del Hammam

Las personas que se someten al baño turco, al igual que con los jacuzzis de exterior, lo hacen con la finalidad de combatir la tensión y el estrés al cual se enfrentan durante el día, igualmente funciona para mejorar o acondicionar el aspecto. No esperes más en disfrutar de un hammam y regálate uno: tu salud física y mental te lo agradecerán.

La realidad es que gran cantidad de atletas de alto nivel mundial así como personas de edad avanzada que buscan mantener su apariencia joven, realizan periódicamente relajaciones en hammam

El baño de vapor húmedo o baño turco tuvo su origen como una ceremonia desde la época del imperio romano, y hoy en día es un ritual que se utiliza a través de todo el mundo desempeñando un importante papel social y cultural, ya que se usa como un lugar de reunión y purificación.

Te recomendamos que asistas a un hammam con tus familiares o amigos más cercanos y te cerciores de los grandes beneficios que ocasionará para tu salud. La experiencia relajante resulta muy favorecedora para la paz interior, y miles de personalidades del deporte, los medios y negocios destinan parte de su tiempo a sesiones de este tipo para renovar sus ideas.

Considera el uso de esencias y fragancias en caso de que las instalaciones te lo permitan. Prepara una infusión de té con tu sabor preferido y procura no pensar en tus problemas; las sesiones de hammam tienen por función desconectarte de la rutina.

Por: Web del Hidromasaje

El auge de los Baños turcos: Características y beneficios

Para los seres humanos el contacto con el agua en todos sus estados siempre ha sido un elemento saludable; incluso cuando toma la forma de vapor y este envuelve nuestro cuerpo. Es por esta razón que generaciones de diferentes culturas, como la griega, la romana y los pueblos de medio oriente, adoptaron el baño turco como una costumbre de vida.

Es popularmente utilizado para la higiene corporal, inspirado en las antiguas termas, pero el hammam también se convirtió en un espacio de reunión y reflexión.

baño turcoEl baño turco también es reconocido por sus comprobadas propiedades terapéuticas. Se diferencia con la sauna finlandesa puesto que en el baño turco la humedad alcanza el cien por cien y las temperaturas generalmente no superan los 50 grados centígrados; no es que la potencia no llegue a tal punto, sino que, básicamente, no es necesario, además de que la humedad lo dificulta. En el caso del hammam, el calor es suministrado a través del vapor de agua, otorgando un efecto dilatador de los poros, lo que permite una limpieza más profunda de la piel, la eliminación de las toxinas a través de la respiración y la relajación muscular.

En este tipo de sauna se crea una especie de nube o neblina que es originada por el calentamiento del agua que se evapora y se dispersa en forma gaseosa a través de todo el espacio. Al estar saturado el ambiente con este vapor se frena la sudoración de las personas, haciendo que en el baño turco se sude menos que en la sauna finlandesa. Sin embargo, cuando esta nube de agua entra en contacto con el cuerpo humano forma gotas asemejándose al sudor, que cumplen con la tarea de refrescarlo, dispersando el calor.

En la actualidad una gran cantidad de personas han optado por utilizar los baños turcos como una opción para la relajación del cuerpo y para aprovechar los grandes beneficios que estos proveen a nuestra salud.

sauna-humedaUsar el hammam es fácil, inicialmente la persona entra en una sala caliente (fase tibia) en la cual gracias a la acción del vapor y la humedad el cuerpo comienza a sudar, después de allí se pasa a la segunda sección que corresponde a un baño todavía más caluroso (fase caliente) donde se sumergen en duchas de agua fría y caliente con el fin de recibir un masaje relajante y un lavado profundo de todo el cuerpo. El tercer y último paso nos lleva a una fase de sauna y posterior enfriamiento con agua (fase fría) para brindar la total relajación del cuerpo y que éste se adapte nuevamente al ambiente y retome su temperatura normal. Estas son las tres secciones básicas de este tipo de baños, aunque se pueden encontrar algunas variantes.

Para nuestra felicidad, hoy en día podemos contar con darnos ese lujo y toda la comodidad y relajación que ofrece el baño turco en nuestras casas, en la intimidad de nuestro hogar. Y es que el estado de confort y descanso total que provee este tipo de baño sirve de gran ayuda para la salud y el buen estado tanto físico como mental del ser humano. El hammam brinda grandes beneficios generados por la perfecta combinación entre el calor, el frío y la humedad en su perfecta medida, estimulando la salud del organismo.

Beneficios del baño turco

El empleo del baño turco no solo sirve para la relajación, que ya es mucho, sino que además ayuda a mejorar múltiples funciones del cuerpo humano.

-El calor y el vapor al que se expone el cuerpo dentro del baño turco tiene la capacidad de acelerar las funciones metabólicas del organismo, lo que aumenta la frecuencia cardíaca, favorece una mejor circulación de la sangre, estimula el sistema nervioso central así como el sistema endocrino.

-El sistema respiratorio también es estimulado con el hammam. El vapor produce un efecto expectorante en las vías respiratorias, lo que ayuda al tratamiento de afecciones como la bronquitis, la sinusitis, la tos, la gripe o resfriados comunes. Mejora la ventilación de los pulmones lo que incrementa su capacidad de intercambio de oxígeno y de dióxido de carbono.

-El baño turco también trae aportes al cuidado de la piel. El vapor hace que los poros se dilaten, eliminado impurezas y toxina, limpiándolos profundamente. Además los tejidos de la dermis se oxigenan mejor, revitalizándolos y haciendo que la piel tenga un aspecto más suave y terso, retrasando el envejecimiento. Por esta razón también son muy recomendados para las personas que padecen de acné o simplemente buscan mantener la piel limpia.

hammam-Es beneficioso para la zona íntima femenina. Ayuda a la higiene de los genitales femeninos ya que la gran cantidad de vapor favorece a la secreción del flujo vaginal. De igual manera contribuye a aliviar los síntomas y dolores provocados por la menstruación.

-El baño turco también tiene efectos positivos sobre las personas que padece estrés, depresión, ansiedad e insomnio, gracias a su gran efecto relajante. Funciona como una terapia, ya que proporciona una sensación de bienestar general en el cuerpo, reduciendo los niveles de estrés, liberando tensiones y propiciando un mejor descanso. Se considera que el hammam es mucho más relajante que la sauna convencional finlandesa.

-Por si fuera poco, también es ideal para combatir las molestias causadas por dolencias osteomusculares y aumenta la producción de endorfinas por lo que también ayuda a aliviar el dolor en las articulaciones. Otra de sus bondades es que permite que el sistema muscular se recupere de las molestias que se generan tras jornadas muy intensas de ejercicios físicos y prácticas deportivas.

-Combate el estreñimiento, facilitando el proceso de digestión.

-Estudios han demostrado que el riesgo de infartos y enfermedades coronarias es de al menos un 20 por ciento menos en aquellas personas que toman un sauna o baño turco entre dos o tres veces a la semana.

Es importante destacar que antes de tomar el hammam es necesario estar bien hidratado. Se recomienda no entrar al poco tiempo de haber comido y tampoco sobre pasar los tres usos por semana.

Como podemos observar, las ventajas y los beneficios del baño turco son muchos y muy variados, por ello tener la oportunidad de contar con un espacio donde podamos tener todas estas bondades a la mano, disponible en nuestras casas, es sin duda una ventaja que nuestro cuerpo nos va agradecer siempre.

Por: Web del Hidromasaje

Baños turcos Hammam vs Saunas clásicas. Beneficios.

Los baños turcos Hammam no solo tienen la genial función de aumentar el ritmo cardíaco y mejorar la circulación, sino que también cuentan con otros tipos de beneficios que únicamente se consiguen mediante el uso de estos magníficos artículos de baño. A continuación desarrollaremos una comparativa entre las saunas clásicas y los baños turcos Hammam con la intención de dar una perspectiva lo más objetiva posible de ambos productos, para que cada uno de nosotros concluya por sí mismo cuál es la mejor opción para su cuarto de baño.

Saunas clásicas

Sauna clásicaEl calor seco de una sauna tradicional se produce gracias a una estufa que calienta una pila de rocas en el interior. Esas rocas irradian calor en toda la habitación y generan el preciado calor. En la mayoría de saunas clásicas se puede verter agua sobre las piedras calientes para generar un poco de vapor y aumentar la humedad, aunque obviamente en ningún caso se acerca al nivel de un Hammam. Las saunas tienen un respiradero, que normalmente se encuentra cerca del suelo, cuya función es la de alimenta continuamente el interior de la sauna con aire fresco y limitar la acumulación de humedad. Sus efectos alivian enormemente las terminaciones nerviosas, además de calentar y relajar los músculos notoriamente. Así mismo, calma la tensión del cuerpo y minimiza el dolor articular.

Todo ello se traduce en grandes beneficios para aquellas personas que sufren enfermedades como la artritis, migrañas, o los habituales dolores de cabeza.

La sauna se puede utilizar como método terapéutico, como calmante para el cuerpo y también para el alivio del estrés. Si sufres de insomnio (una de cada de tres personas presenta dificultades en la conciliación del sueño, aún sin darle demasiada importancia), notarás una notable mejoría en la inducción del sueño tras relajarte durante 20 minutos dentro de una sauna, ya que su calor libera endorfinas, una sustancia química presente en el cuerpo humano que es la encargada de aumentar nuestra sensación de bienestar, y que conlleva una relajación óptima a la hora de afrontar la hora de meternos en la cama. ¿Por qué? Pues sencillo: como ya hemos comentado la sauna calienta nuestro cuerpo, así que cuando la abandonamos y nos comenzamos a enfriar el organismo aumenta los niveles de melatonina, lo que ayuda a sentirnos más relajado y, por tanto, permite al cuerpo entrar en un sueño mucho más profundo.

Baños turcos Hammam

Dentro de los baños turcos se encuentra un dispositivo, el generador de vapor, que se encarga de convertir el agua en vapor de agua y liberarlo en el aire. A diferencia de la sauna, el baño turco es totalmente hermético, por lo que la humedad concentrada es prácticamente del 100%. De hecho el aire es tan húmedo que el agua se condensa en las paredes de cristal templado. En cuanto a sus efectos, los Hammam ayudan a abrir las vías respiratorias, mejorando de este modo la respiración y aliviando la congestión nasal. El calor húmedo de los baños de vapor provoca el adelgazamiento del cuerpo y abre las membranas mucosas del organismo, lo que actúa de calmante para la presión. Muchos habrán entendido ya, pues, los grandes beneficiosos para aquellos que sufren de asma y bronquitis.

Este tipo de salas de vapor acelera el metabolismo y puede ayudarnos a perder peso. Los Hammam y su calor húmedo hacen que sudemos, implicando una pérdida de agua en nuestro cuerpo; como el agua constituye una gran parte de nuestro peso corporal, la expulsión del sudor nos hace perder kilos poco a poco. El sudor también ayuda a eliminar toxinas y limpia el cuerpo.

BENEFICIOS PARA LA PIEL

En cuanto a este importante punto, ambas instalaciones tienen componentes beneficiosos y efectivos para el cuidado de la piel, como son:

 – Relajación muscular

– Reducción de la presión arterial

– Desintoxicación general del cuerpo

Las saunas utilizan el calor seco, mientras que los Hammam utilizan un calor más húmedo. De nuevo sus ventajas son muy similares, y las dos abren los poros y aumentan la circulación sanguínea y linfática, suavizando el tacto de la piel y haciendo que se rejuvenezca tras un uso regular en estos geniales productos. Los Hammam ayudan a limpiar las impurezas de la piel, factor muy a tener en cuenta para personas con acné. Del mismo modo, las saunas también ayudan a erradicar los puntos negros consiguiendo una piel más clara y con más brillo.

DIFERENCIAS FUNDAMENTALES

Ambos productos emplean como método terapéutico el calor para relajar los músculos y provocar sudoración. La diferencia más significativa entre los dos es el tipo de calor: mientras las saunas utilizan el calor seco generado a partir de una estufa o rocas calientes para aumentar la temperatura ambiente entre los 70 y 90 grados centígrados, los Hammam operan a temperaturas más bajas, por lo general alrededor de los 45 ºC, pero mantienen la humedad al 100 % logrando un calor húmedo.

ALIVIO DEL DOLOR

dolor espalda

El calor actúa como analgésico y se encarga de aliviar el dolor, debido a su capacidad de aumentar el flujo de sanguíneo. Aspectos dolorosos como inflamación, como la artritis y la fibromialgia, pueden ser eficazmente socorridos a través de tratamientos de calor como las que se encuentran en los baños turcos y saunas clásicas.

En cuanto a qué producto es el mejor como calmante, las saunas clásicas son más positivas para las personas que se ven afectadas negativamente por la humedad como son algunos enfermos de artritis reumatoide aguda.

RELAJACIÓN

Ambos artículos de baño provocan relajación física, mental y emocional (al igual que las bañeras de hidromasaje). Tanto el calor seco como el húmedo contienen efectos sedantes que generan sentimientos de calma y relajación, y personas que sufren trastorno emocional o bajos estados de ánimo tienden a encontrar alivio mediante su uso. Las saunas y baños turcos también estimulan la relajación muscular, proporcionando alivio del dolor de las lesiones musculares.

FÓRMULA DE EXPECTORACIÓN

Una de las ventajas para la salud que sólo puede ser proporcionada a través del calor húmedo de los Hammam es el efecto expectorante. Según el Doctor Doug Linz del Pabellón TriHealth, “el calor húmedo adelgaza y abre las membranas mucosas en el cuerpo, incidiendo en los senos paranasales, la garganta y los pulmones”. Si sufres de congestión o infecciones sinusales crónicas, una sala de vapor puede ayudar a despejar las mucosas de la nariz, el pecho y la garganta. Por el contrario, el calor húmedo puede agravar el asma, así que si eres una persona asmática en tu caso sería más beneficioso una sauna clásica.

RIESGOS PARA LA SALUD

embarazoComo en todos los aspectos de la vida, con este tipo de productos basados en un calor intensivo hay que tener ciertos cuidados, y por ejemplo es imprescindible hidratarse correctamente antes y después de acceder al interior de una sauna o baño turco, así como introducirnos en esta terapia poco a poco, mediante visitas de 15 minutos durante los primeros meses, e ir pasando poco a poco a más duración, sin llegar a pasar más de media hora dentro. Además, deben abstenerse al uso personas embarazadas, epilépticas y bajo el efecto de cualquier droga o fármaco.

¿Qué crees tú? ¿Cuál es el producto que más se adapta a tus necesidades?

Por: Web del Hidromasaje