Contraindicaciones para el uso del baño turco hammam

El baño turco hammam es una de las terapias más antiguas y exitosas que existen. Es conocida a nivel mundial por proporcionar relajación y limpieza, además ayuda a mejorar el estado de ánimo de las personas cuando se encuentran en momentos de estrés o con problemas para dormir tales como el insomnio. Todo este proceso dentro de uno de estos sistemas representa todo un ritual de baño completo.

Seguramente has encontrado distintas entradas en nuestra web sobre las implicaciones de usar este baño, sus beneficios y recomendaciones, pero ¿sabes si todas las personas son aptas para llevar a cabo esta rutina?

Pues, así como te hemos explicado sus maravillas, también es importante que conozcas quienes y por qué no deben utilizar la sauna húmeda o que en caso de usarlo, deben tomar ciertas precauciones, limitando el tiempo y la frecuencia en su uso y disfrute.

Personas y condiciones contraindicadas para el baño turco

Como hemos ya comentado, a pesar de que el baño turco cuenta con grandes beneficios para el cuerpo y mente humana, no es recomendable en todos los casos ni en todas las personas, sobre todo por las altas temperaturas que se emanan durante la rutina que no a todos les hace bien.

Por un lado, las personas con problemas cardiacos deben evitar a toda costa este baño, al menos si su problema es realmente delicado. Y es que al estar expuestos a temperaturas bastante altas, naturalmente el ritmo cardiaco puedo elevarse, pasando de 70 hasta 140 pulsaciones por minuto (cuando lo normal ronda las 80 pulsaciones por minuto), por lo tanto quienes son propensos a arritmias o taquicardia es mejor que eviten tomar estos baños.

Asimismo, está contraindicado en adultos mayores o ancianos. Estas personas suelen tener por naturaleza ciertos problemas de salud y las altas temperaturas pueden provocarles agravios o molestias en su estado, así como la alta humedad, que es otro condicionante que puede no sentarles bien.

Los hipertensos también deben evitar el uso del hammam. Como ya indicamos, el aumento del ritmo cardiaco y la presión sanguínea puede elevarse debido, claro está, a las temperaturas muy altas, lo que podría tener implicaciones como la de sufrir una crisis de hipertensión mientras se encuentre tomando su baño y causar problemas graves.

Otras enfermedades o padecimientos que se sufren y por los que no hay que acudir a un baño de este estilo son aquellos pacientes con enfermedades bronquiales, asmáticos, anorexia, epilepsia, con trastornos de presión (además de la hipertensión) o personas con cólicos renales.

Igualmente, queda contraindicado para mujeres y hombres que sufran afecciones cutáneas como la dermatitis y problemas de vasodilatación.

Quizás pensarás que hay que estar muy sano para hacer uso de estos increíbles baños. Lo cierto es que si bien deben ser evitados, en caso de usarse deberán tomarse baños mucho más cortos y no hacerlo con mucha frecuencia en el día a día.

Por otro lado, en personas aptas para usar el baño turco hammam también deben darse ciertas condiciones, y se les contraindica algunas actividades antes de darse un baño turco o de sauna. Algunas de ellas son las actividades físicas o deportivas antes de ingresar al baño. De haber practicado algún deporte, es importante el reposo previo durante al menos 20 minutos, para serenarse y recuperar la frecuencia cardiaca normal; además, el cuerpo debe estar reposado y sin sudor.

Asimismo, la ingesta de alimentos debe ser evitada. Se contraindica haber comido al menos 20 minutos antes de entrar al baño y mucho menos acceder mientras aún se está consumiendo alguna comida o bebida.

También se contraindican más de dos sesiones en una misma semana. No se debe abusar de esta terapia y es mejor avocarse al tiempo establecido de uso y frecuencia.

Mujeres embarazadas

Hablar con un poco más de profundidad acerca de las mujeres embarazadas es conveniente debido a que existen diversas opiniones sobre este tema.

Muchos opinan que no hay problema con que una mujer en espera de un bebé haga uso del baño turco hammam, mientras que otros creen que deben evitarlo a toda costa.

Sin embargo, puede haber un punto entre ambas creencias. Si una mujer en etapa de embarazo hace uso de una sauna, deberá hacerlo bajo condiciones o modos distintos. Por ejemplo, la temperatura deberá estar lo más bajo posible, sin hacer cambios en ningún momento, y deberá utilizarse por corto tiempo (máximo 10 minutos).

También es importante que antes de hacerlo se consulte con su médico ginecólogo para que, según su caso en específico, le explique sus condiciones, posibilidades y recomendaciones de utilizar este baño.

Las mujeres en espera de un niño que sí están totalmente contraindicadas a esta rutina son las que estén en los primeros tres meses de gestación, las que tengan amenaza de aborto involuntario, pronóstico de parto prematuro, placentación baja, trastornos del sistema nervioso central y preeclampsia (complicación severa en el embarazo por presión arterial elevada).

Usar el hammam con alguna de estas condiciones o problemas de salud es totalmente desaconsejable y puede implicar un riesgo más que severo, y aunque este baño tenga tantas ventajas y beneficios para el ser humano, es importante reconocer y prever cuando no somos personas aptas para hacer uso de dicha terapia.

Si eres una de estas personas calificadas como contraindicadas para darse un baño turco. es mejor que lo evites a toda costa y optes por otro tipo de terapia o método relajante, como una bañera de hidromasajes o jacuzzi para jardín.

Sea cual sea tu estado y circunstancia, consulta siempre con un médico o especialista en la materia para que te ofrezca una visión más profesional del uso de estas maravillosas alternativas terapéuticas.

Y en caso de ser completamente apto, entonces ve e instala uno de los grandiosos modelos disponibles de nuestra empresa Web del Hidromasaje, verás que tener este increíble sistema en tu propia casa es una manera perfecta para disminuir el estrés, aliviar malestares causados por preocupaciones y mejorar los problemas para conciliar el sueño.

Busca tu baño turco hammam y disfruta de sus bondades, al menos que no seas apto para su uso en general.

 

Por: Web del Hidromasaje

AGREGAR COMENTARIO

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *