Una piscina con jacuzzi, ideal para la recuperación muscular

Darse un baño en una piscina con jacuzzi es muy agradable y relajante. Es una experiencia placentera y que parece sacada de un verdadero balneario de ensueño. Pero detrás de toda la relajación que brindan estos equipos hay algo más.

Las piscinas de hidromasaje también tienen muchos beneficios para la salud. Una sesión dentro de una de ellas ayudará a reducir el estrés y favorece la relajación. Además, es beneficioso para las personas que tienen osteoporosis o problemas musculares.

Por lo tanto, bañarse en una piscina con jacuzzi es una buena opción para las personas que estén buscando mejorar su bienestar de forma rápida, sencilla y divertida.

De hecho, hacer ejercicios de recuperación en el interior de una piscina con jacuzzi –también aplicable sobre los spas para exterior– es recomendado para nadadores, triatletas y otros deportistas, ya que el hidromasaje que dan los chorros y las burbujas incentiva la recuperación muscular.

El calor -cuando se activa el calefactor de la piscina- ayuda a aliviar los espasmos y dolores musculares.

Una sesión de fisioterapia en una piscina con jacuzzi, sí es posible

A menudo, los deportistas se deben someter a largas, tediosas y dolorosas sesiones de fisioterapia, que están obligados a realizar con frecuencia porque su objetivo es recuperar y poner a tono los músculos con la mayor rapidez posible.

Desde hace bastante tiempo, los deportistas pasan por sesiones de entrenamiento prolongadas y muchos se dedican a tomar un descanso en la sauna infrarroja, ya que el calor sirve para eliminar toxinas y capilarizar los músculos. Pero muchos aún desconocen que pueden darse un baño en una piscina con jacuzzi, ya que estos equipos ofrecen una función similar a la hidroterapia.

Una sesión en una piscina con jacuzzi ayudará a mejorar la circulación sanguínea, relajar los músculos, liberar tensiones físicas y emocionales, y además es ideal para prevenir lesiones.

La hidroterapia en la piscina con jacuzzi

Además de obtener un rato agradable y de compartirlo con amigos o familiares, un baño en una piscina con jacuzzi otorga a quien se lo dé muchos beneficios físicos. Se consiguen porque el agua caliente y las burbujas le dan un masaje al cuerpo que estimula la circulación sanguínea. Esto es idóneo, sobre todo, para las personas que sufren de artritis.

¿Es posible perder peso en una piscina con jacuzzi?

Muchas personas, antes de adquirir una piscina con jacuzzi, se preguntan si es posible perder peso haciendo usa de ellas. A pesar de su espacio limitado, hay muchas formas de perder peso dentro de una piscina de hidromasaje.

Aquí te explicaremos tres maneras de hacer ejercicio dentro de una piscina con jacuzzi.

  • El Hot Tub Yoga: Uno de los ejercicios más populares para hacer dentro de una piscina con jacuzzi es el yoga. Para llevar a cabo esta actividad no es necesario contar con un gran espacio, por lo que es una práctica ideal. El yoga dentro de una de estas piezas puede ayudar a desarrollar fuerza, mejorar el equilibrio y aumentar la flexibilidad.

Hacer yoga dentro de una piscina con jacuzzi puede ayudar a las personas a perder unos “kilos de más” de tres maneras: quemando calorías, mejorando la digestión y disminuyendo el estrés.

La combinación de diversas posturas y las técnicas de respiración que se aplican con el yoga, son capaces de consumir calorías y hacer perder peso. La respiración profunda que se aplica en algunas poses ayuda al cuerpo a relajarse. Esto hará que se tenga un mejor sueño, lo que es positivo para prevenir el aumento de peso.

Aparte, el yoga es bueno para la mente y el cuerpo; y también para la digestión. Cuando el yoga se combina con el calor de la piscina con jacuzzi, puede mejorar la digestión. Y de esta forma también se pierde peso.

Las mejores posiciones de yoga para la piscina swim spa son: pose de onda, pose de rompeolas, pose medio barco, pose de pelícano, pose marea alta y la pose de cangrejo.

Antes de hacer yoga en tu piscina con jacuzzi debes tener en cuenta lo siguiente: el yoga no es para todas las personas; por ejemplo, las mujeres embarazadas no deben realizar esta práctica.

  • Aeróbic acuático: Esta es otra de las alternativas que hay para perder peso en una piscina con jacuzzi. Consiste, básicamente, en hacer ejercicios aeróbicos dentro del agua. Estos ejercicios se enfocan en un entrenamiento contenido que sirve para aumentar el ritmo cardíaco y quemar calorías sin someter al cuerpo a un esfuerzo excesivo. Los ejercicios que se recomiendan para hacer aeróbic acuáticos son los que nombraremos a continuación: cuchillos, pedaleo de bicicleta, prensas de muslo, rotaciones del torso, círculos de brazos, extensiones de pierna lateral, empuje del talón y empuje del dedo del pie.
  • Extensión: Si la persona lo que busca es aumentar la flexibilidad o está buscando aflojar sus músculos –antes o después del entrenamiento- puede hacer ejercicios de estiramiento dentro de la piscina con jacuzzi.

El agua tibia –cuya temperatura se puede configurar en el panel de control del aparato- ayuda a relajar los músculos. Con una relajación profunda de los músculos, se pueden llevar a cabo estiramientos más profundos y que permitan mejorar la flexibilidad.

Algunas enfermedades evitan una práctica normal de los ejercicios dentro de la piscina con jacuzzi. La artritis, la diabetes y la esclerosis múltiple pueden provocar dolores mientras se lleva a cabo una rutina de entrenamiento dentro de una bañera. Sin embargo, los ejercicios dentro del agua pueden prevenir los dolores en las personas con alguna de estas enfermedades.

Consejos para hacer ejercicio de forma segura dentro de la piscina con jacuzzi

Aparte de considerar las precauciones básicas para hacer uso de una piscina con jacuzzi, es necesario seguir algunos consejos para realizar ejercicio dentro de estas tinas.

Lo primero que hay que tener en cuenta es la temperatura. Tiene que estar configurada correctamente y no debería estar a más de 38 ºC. Si sientes el agua muy caliente, se puede ajustar mediante el panel de control.

Por otro lado, las sesiones deben ser cortas. Lo recomendable es que se haga ejercicio durante unos 40 minutos. Hacerlo por más tiempo podría elevar la temperatura central del cuerpo a niveles muy peligrosos y riesgosos.

Esperamos haberte sido de utilidad en esta entrada. Si tienes alguna duda adicional, simplemente ponte en contacto con nosotros a través de la página oficial de Web del Hidromasaje.

 

Por: Web del Hidromasaje

AGREGAR COMENTARIO

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *